Share this post

El día de hoy 25 de octubre empieza la consulta ciudadana por la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, por lo que aquí exponemos puntos importantes a considerar para emitir tu voto como ciudadano de una manera responsable e informada:

Proceso Constructivo del NAICM:

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) implica una serie de importantes retos para la ingeniería mexicana. Con una inversión total de 13 mil millones de dólares (230 mil millones de pesos, aproximadamente), en la construcción del NAICM participan 292 empresas, y actualmente hay en marcha 29 obras. La primera fase de construcción incluye las pistas 2, 3 y 6, así como la terminal, la torre de control, el Centro de Transporte Terrestre (CTT), el área de carga de aduanas, la zona militar y el hangar presidencial. De continuar el proyecto, se prevé que éste concluya en 2021. El máximo desarrollo del NAICM se concluiría en una segunda etapa que arrancará hasta que su capacidad inicial se vea saturada, e incluye la ampliación a seis pistas (solo tres con operaciones simultáneas), una segunda terminal de pasajeros y un CTT más. El NAICM —cuyo avance se estima en 32 por ciento— es un ejemplo de cómo la tecnología ofrece soluciones a tres de los retos más importantes que enfrenta la obra: el hundimiento del suelo, la reducción del consumo energético y garantizar la operatividad ante cualquier siniestro.

Edificio Terminal

El corazón del NAICM, la estructura esencial de esta obra será la terminal de pasajeros, que tendrá la capacidad para recibir 50 millones de pasajeros al año en su primera fase de construcción. Por sus dimensiones y necesidades, los ingenieros a cargo recurrieron a un diseño que permita reducir su consumo energético desde diferentes frentes. El edificio terminal, de 743 mil metros cuadrados, registra un avance de obra de 60 por ciento. La edificación del NAICM se lleva a cabo mediante una técnica llamada cimentación compensada, donde se calcula el peso final de la losa y se sustrae del suelo el material equivalente a ese peso para que el hundimiento no se acelere. Posterior a ese cálculo, se hincaron cinco mil 400 pilotes de fricción y una capa de medio metro de tezontle. Los pilotes servirán para garantizar un hundimiento regional —uniforme—, mientras que la losa de cimentación está separada de ellos para que durante un evento sísmico, la losa de 312 mil metros cuadrados se mueva conforme el sismo sin que se fracture.

La estructura exterior de la terminal será soportada por 21 foniles —anglicismo de funnel que en inglés significa embudo—, estructuras únicas en el mundo por sus características de construcción y multifuncionalidad. Los foniles, cuya altura ronda los 45 metros y su peso se estima en 357 toneladas, servirán como columnas de la construcción, captarán agua pluvial que será tratada para abastecer servicios del NAICM y también captarán aire frío que será utilizado para disminuir el consumo energético derivado del uso de aire acondicionado.

Torre de Control

La torre de control medirá 90 metros de altura, tendrá 65 metros de diámetro y de ella dependerá la operatividad del NAICM. En la torre de control también se aplicó la técnica de cimentación compensada, es decir, se calcula el peso final de la torre y se retira del suelo, donde será construida con el material equivalente a ese mismo peso con la finalidad de que el inmueble no acelere el hundimiento. Asimismo, contará con dos aisladores sísmicos que permitirán a la torre desplazarse en cualquier dirección, los cuales permiten soportar un desplazamiento máximo de hasta 1.4 metros durante un temblor. A través de una simulación, se comprobó que la torre será capaz de soportar terremotos hasta de magnitud 9.2 sin sufrir daños mayores.

Pistas de Aterrizaje

Una de las discusiones más importantes en torno a la construcción tiene que ver con el riesgo de hundimiento latente como consecuencia de ser construido sobre el otrora lago de Texcoco. La respuesta de la ingeniería mexicana fue el de acelerar el proceso de manera uniforme hasta dos metros de profundidad, lo que equivale al hundimiento natural de los próximos 15 años. Precarga se denomina a la técnica que permitió acelerar de manera uniforme el hundimiento de las pistas del NAICM hasta en dos metros en un lapso de tiempo que va de los ocho a 14 meses y la ventaja de ello radica en que prolonga hasta ocho años el tiempo de vida útil antes del primer mantenimiento a las pistas.

(Imagenes autoría NAICM)

Aspectos Ambientales del NAICM:

Mucho se ha mencionado acerca del probable impacto ambiental que el NAICM podría tener en el terreno de lo que antes era el Lago de Texcoco, el cual fue desecado hace más de 300 años.

En el año 2001, el Programa Universitario del Medio Ambiente de la UNAM realizó un estudio comparativo de ambos sitios (Santa Lucía y Texcoco), siendo Texcoco la mejor opción. Posteriormente en el año 2012 el Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre el Medio Ambiente y Desarrollo del Instituto Politécnico Nacional realizó diagnósticos de impactos ambientales.

Tras dichos estudios la SEMARNAT, aprobó la construcción del NAICM bajo la condición de que se realizaran acciones para mitigar el impacto ambiental. A la fecha se han rescatado y ubicado 64,576 ejemplares de flora y 2,100 ejemplares de fauna, asimismo se planean reforestar 5 mil hectáreas para mitigar la contaminación atmosférica.

Contrario a lo que se dice el Lago Nabor Carillo NO será desecado, la estrategia consiste en rehabilitar otros cuerpos de agua como Zumpango, para que sirvan de hogar a las aves acuáticas.

Imposible Operación Conjunta de Operaciones Aéreas entre AICM actual y Santa Lucía:

Mucho se ha discutido acerca de que si es posible que la propuesta del aeropuerto de Santa Lucía y el actual AICM operen conjuntamente, sin embargo diversas organizaciones internacionales como la ICAO, IATA y MITRE han desmentido en múltiples ocasiones que esto sea posible, ya que el plan de utilizar la base de Santa Lucía no sería viable desde una perspectiva aeronáutica, ni en el corto ni en el largo plazo, debido a una interferencia significativa en el espacio aéreo y de procedimiento que limitaría la capacidad entre los flujos de tránsito hacia y desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la base militar, el plan propuesto de operación simultánea daría lugar a la creación de un sistema aeroportuario y aeroespacial congestionado, con retrasos y problemas operacionales que impedirían satisfacer la demanda de aviación a largo plazo en la Ciudad de México.

En la actualidad, la separación entre aeronaves que aterrizan en el aeropuerto capitalino es de cuatro millas náuticas, y con Santa Lucía se tendría que llegar a las ocho millas náuticas. Asimismo MITRE menciona que es raro encontrar espacio disponible cerca de una gran metrópoli para la construcción aeroportuaria, por lo que “Texcoco es una verdadera excepción”.

Si el AICM no se cierra, la exposición significativa al ruido a las áreas residenciales continuaría sin respiro en el futuro, además de la adición de pistas en Santa Lucía causaría exposición al ruido en las comunidades cercanas, añadió el estudio.

Conclusión

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) es uno de los principales proyectos de infraestructura de los últimos años en Latinoamérica, no solo por el alto valor de la inversión sino también por el impacto positivo que se espera que genere. Su construcción implica la posibilidad para México de competir con los principales aeropuertos de la región y del mundo, además de generar las condiciones necesarias para que la conectividad aérea contribuya con los beneficios económicos y sociales que producen en un país.

De no construirse el nuevo aeropuerto el impacto de la restricción sobre la demanda podría ser de más de 20 millones de pasajeros anuales al año 2035. El costo económico también puede ser significativo, con un impacto negativo de hasta $ 20.000 millones de dólares en la contribución al PIB y hasta 200,000 empleos menos sustentados por la aviación, de acuerdo con el pronóstico de la contribución del sector con la construcción del nuevo aeropuerto.

Referencias Bibliográficas:

  • Baez Carmen, Bonilla Armando (2018). Ingenieria Mexicana en Acción. http://conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/materiales/24075-ingenieria-mexicana-en-accion?platform=hootsuite
  • Alto Nivel (2018). ¿Construir o no el nuevo aeropuerto?. http://www.altonivel.com.mx/actualidad/mexico/nuevo-aeropuerto-pros-y-contras/
  • Notimex, El Economista (2018). Operación Simultánea de AICM y Santa Lucía No Sería Factible.https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Operacion-simultanea-de-AICM-y-Santa-Lucia-no-seria-factible-Mitre-20180819-0023.html
  • IATA (2018). El Impacto Económico del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. https://www.iata.org/pressroom/pr/Documents/Informe-Impacto-Economico-NAICM.pdf

Publicaciones Relacionadas

16 OCTUBRE, 2018

Jornada de Medio Camino

La Facultad Mexicana de Medicina de la Universidad La Salle hace la cordial invitación a todos los...

0

18 OCTUBRE, 2018

Cierre de la Campaña de Donación de Sangre...

El día de ayer 17 de octubre de 2018, concluyó con éxito una campaña de donación de sangre...

0

22 MAYO, 2018

La Salle de frente a la elección para Jefe...

La Salle está comprometida en formar una ciudadanía informada en la comunidad universitaria a...

0

25 OCTUBRE, 2018

Día del Médico en la Facultad Mexicana de...

El pasado 23 de octubre se llevo a cabo la celebración con motivo del Día del Médico en la...

0

Deja un comentario

X